Impacto de la cosmética sobre la superficie ocular y las lentes de contacto

Optocosmética En cualquier persona, cabe la posibilidad de que los cosméticos podrían ser los responsables de varios efectos no deseados, como por ejemplo un cierto papel en el ojo seco, la inestabilidad de la película lagrimal, la dermatitis por hipersensibilidad, las alergias, las infecciones y la intolerancia a las lentes de contacto.

Las personas que combinan el uso de cosméticos para los ojos con lentes de contacto exponen sus lentes a un ambiente relativamente rico en aceites (lípidos) durante su uso.

La detección de pequeñas partículas pigmentadas flotando en la película lagrimal de los usuarios de maquillaje ocular, es algo que nos encontramos frecuentemente en el examen ordinario con el biomicroscopio corneal en los ojos.

Aunque relativamente raras y típicamente poco graves, la utilización simultánea de máscara y lentes de contacto se encuentran implicadas en la mitad de todas las infecciones bacterianas de la córnea. Algunos cosméticos como la máscara de pestañas y el delineador de los ojos, contienen un abanico de ingredientes, entre ellos, pigmentos, aceites, ceras y conservantes y su aplicación pone en contacto directo estas sustancias con las pestañas, la superficie ocular y los tejidos circundantes. Aunque todos los cosméticos se deben someter a ensayos rigurosos antes de su comercialización, se han descrito en estudios, algunos efectos adversos con el uso de cosméticos y artículos de tocador, por la migración relativamente intensa de productos cosméticos destinados a los ojos hasta la superficie ocular apenas 30 minutos después de su aplicación, especialmente entre personas que se aplican cosméticos cerca o sobre la línea de las pestañas.

Se ha demostrado que la contaminación de las lentes de contacto mientras se encuentran en los ojos se produce por varias vías:

- El envase: donde directamente los ingredientes del cosmético se mezclan con la lágrima.
- Las manos: que han estado previamente expuestas al maquillaje o a otros productos.
- Adherencia directa a la superficie de la lente durante su uso, o bien durante su aplicación de maquillaje o bien porque el maquillaje flota libremente en la película lagrimal.

Respecto al punto segundo anteriormente indicado, las cremas para manos contienen abundantes lípidos, por ejemplo colesterol, aceite mineral y glicerina, que parecen adherirse con facilidad a las lentes de hidrogel de silicona. Se ha demostrado que esto puede provocar que las lentes de contacto se hinchen y se vuelvan frágiles. Por lo tanto, es muy recomendable un lavado cuidadoso de las manos antes de la aplicación y extracción de la lente.

Es importante también, controlar el crecimiento bacteriano en el envase de la máscara.

A pesar de la utilización de conservantes, por parte de los fabricantes, para mantener los cosméticos libres de contaminantes microbianos, un grupo de investigadores ha concluido que los conservantes presentes en un abanico de marcas de máscara resultaban inadecuados para impedir la colonización de los microorganismos Staphylococcus epidermis y Pseudomonas aeruginosa.

Para evitar las infecciones asociadas a la contaminación de la máscara, tradicionalmente se ha recomendado que ésta se reemplace cada 6 meses en el caso de los no usuarios de lentes de contacto y cada 3 ó 4 meses en el caso de usuarios.

Entre otras, las recomendaciones para los usuarios de maquillaje incluyen:

- No compartir los cosméticos.
- Reemplazar los cosméticos tras una infección.
- No utilizar un aplicador viejo con un nuevo recipiente de cosmético.
- Aplicación de las lentes de contacto antes del maquillaje