Dependiendo del tipo de lentes de contacto que uses, su limpieza y conservación serán diferentes, por ello disponemos de una amplia gama de productos de primera calidad para su mantenimiento.

Las características que debe de tener un sistema de mantenimiento de lentes de contacto, deben cumplir unos requisitos fundamentales:
- No alterar ni irritar los tejidos oculares
- No interferir en la normal fisiología del ojo.
- No deteriorar las lentes de contacto

Los compuestos químicos que componen el sistema de mantenimiento pueden quedar en mayor o menor cantidad en la lente de contacto y, por lo tanto, llegar al ojo. Es fundamental que éstos no provoquen reacciones adversas o daño alguno en los tejidos oculares. Las reacciones adversas pueden ser:
- Agudas: Inmediatas al contacto con el producto. Aparece picor, lagrimeo, edema y fotofobia.
- De aparición retardada: Aparecen como consecuencia de un contacto continuado o repetitivo del producto con el ojo. La sustancia responsable es tóxica para los tejidos oculares, interfiriendo su normal metabolismo o alterando sus estructuras celulares. Los signos y síntomas son parecidos, pero de aparición menos inmediata.

Tenemos complementos como diferentes humectantes dependiendo del tipo de sequedad ocular que padezca, soluciones conservantes, limpiadores, de peróxido o soluciones únicas. ¡Consúltanos!

Consejos

Lávate las manos antes de manipular tus lentes de contacto. Las lentes de contacto tienen que limpiarse y desinfectarse a diario. Limpiándolas y aclarándolas adecuadamente, se logra eliminar el 90% de las bacterias, lo que nos ayudará a mantener los ojos con una buena salud.



Como limpiar las lentes de contacto.

Lo primero es seguir las indicaciones dadas por el óptico optometrista y seguir los consejos que acompañan a cada envase.
- Deben limpiarse de inmediato a quitar las lentes de contacto de los ojos y antes de guardarlas en el portalentes. Pueden volver a limpiarse antes de ponerlas, sobre todo si han pasado más de 24h en el portalentes.
- Después haberte lavado concienzudamente las manos, secarlas con un paño que no suelte pelusa.
- Colocar la lente de contacto sobre la palma de la mano, aplicar unas gotas de solución de limpieza diaria y utilizar la yema de un dedo donde se ajuste la lente para frotar suavemente la superficie de las lentillas por ambas caras.
- Aclarar las lentillas concienzudamente con la solución y colócalas en el portalentes.
- Limpia el estuche con un cepillo específico para él, con solución única de lentes de contacto. El estuche debe estar tan limpio como las lentes de contacto
- Llena los dos compartimentos del estuche para lentillas con la solución, coloca las tapas y déjalas en remojo hasta el momento de volverlas a poner.
- Ten cuidado de guardar cada lente en su compartimento designado para no equivocarlas de ojo.
- Cambia de estuche con cada nuevo frasco de solución conservante.



Maquillaje:

- Colócate las lentillas antes de maquillarte.
- Aplica la sombra de ojos y el eyeliner cuidadosamente para no desplazar ni dañar las lentillas.
- Usa maquillaje no graso y sin perfume.
- Utiliza máscaras de pestañas (rímel) y eyeliners resistentes al agua para evitar que se corran o se deshagan.
- Reemplaza tu mascara de pestañas cada mes.
- Reemplaza tu eyeliner cada tres meses.
- Reemplaza tu sombra de ojos cada seis meses.
- Retira las lentillas antes de desmaquillarte.
- Retira el maquillaje de ojos todos los días con un desmaquillante hipoalergénico no graso.
- Llámanos si notas enrojecimiento, dolor, hinchazón o irritación.
- Tenemos cosméticos especiales para ojos sensibles y portadores de lentes de contacto.
- No te maquilles (ni te pongas las lentillas) si tienes los ojos hinchados, enrojecidos o infectados.
- No uses saliva para aplicar la sombra de ojos o los eyeliners líquidos, ni para prolongar el uso de tu máscara de pestañas.
- No utilices el eyeliner en la parte interior del párpado (dentro de las pestañas).
- No apliques máscara de pestañas en la base de tus pestañas. Empieza por la parte media y extiéndela hacia las puntas.
- No utilices mascara de pestañas con fibras fortalecedoras ya que pueden dañar tus lentillas.



Cómo me quito y me pongo las lentillas

No tiene que haber problemas. En cuanto lo hayas hecho unas cuantas veces, se convertirá en algo mecánico.

Para mantener los ojos sanos y tener la mejor visión posible, tienes que asegurarte siempre de tener las manos limpias antes de tocar las lentillas:
-Lávate las manos con jabón. Es preferible utilizar un dispensador de jabón líquido antibacteriano sin perfume que una pastilla de jabón, ya que esta se puede contaminar más fácilmente.
- Aclárate concienzudamente las manos para eliminar todo el jabón y evitar así cualquier contaminación.
-Sécate las manos con una toalla sin pelusa para evitar que esta se adhiera a las lentillas.



Sigue estos pasos para colocarte las lentillas:

Lávate las manos a conciencia como se describe arriba.
- Aclara las lentillas con la solución para eliminar cualquier residuo
- Para no mezclar las lentillas, es mejor empezar siempre colocándote o quitándote la lentilla del ojo derecho.
- Coloca la lentilla en la punta de tu dedo medio ó índice y asegúrate de que la lentilla está en la posición correcta comprobando la forma de derecho y revés.
- Con la otra mano levanta el párpado superior para evitar parpadear.
- Baja el párpado inferior con los dedos que te quedan libres de la mano en la que llevas la lentilla.
- Mira hacia arriba y coloca suavemente la lentilla en la parte inferior del ojo, arrástrala sobre la córnea y frótala delicadamente sobre el ojo para evitar burbujas de aire bajo la lente.
- Suelta lentamente el párpado y cierra el ojo un instante.
- Procede de la misma forma para el otro ojo.



Sigue estos pasos para retirar las lentillas:

Lávate las manos a conciencia como se describe arriba.
- Mira hacia arriba y baja el párpado inferior.
- Para no mezclar las lentillas, es mejor empezar siempre colocándote o quitándote la lentilla del ojo derecho.
- Acerca el dedo índice al ojo hasta que toques el borde inferior de la lentilla.
- Desliza la lentilla hasta la parte blanca inferior del ojo.
- Aprisiona suavemente la lentilla utilizando los dedos índice y pulgar, y retírala.
- Retira la otra lentilla de la misma manera.

Cuida la higiene de tus lentes de contacto

Una higiene impecable y un mantenimiento adecuado de las lentes de contacto es indispensable para evitar molestias, infecciones e intolerancia a las mismas. Te recordamos las pautas generales que debes seguir cada día.



Cómo limpiarlas correctamente

1. Lávate bien las manos antes de ponerte, quitarte o manipular las lentes de contacto. Sécatelas bien con una toalla limpia sin pelusas.

2. Después de cada uso, lava bien las lentes con un producto limpiador específico. Frota suavemente con la yema del dedo índice la superficie de la lente, colocándola en la palma de la mano. De esta manera, eliminarás los residuos de cosméticos, contaminantes del aire y secreciones que se hayan podido acumular durante el uso. Evita tocar las lentes con las uñas u objetos afilados.

3. Llena cada compartimento del estuche con líquido limpiador, de manera que este cubra por completo la superficie de la lente. El proceso de desinfección depende de cada tipo de lente y es fundamental para eliminar los gérmenes y bacterias. El óptico-optometrista te recomendará uno específico de uso regular.

4. Desecha el líquido del estuche para volver a cambiarlo la próxima vez y acláralo bien.

5. Cuando vayas a ponértelas, sácalas del estuche con la yema de los dedos y enjuágalas bien con un producto específico.



Siempre…

- Conserva tus lentes de contacto en estuches especialmente diseñados para ello.
- Respeta siempre la fecha de reposición de tus lentes de contacto.
- Utiliza los productos indicados por tu óptico-optometrista: no todos valen para cualquier tipo de lente. Nunca utilices agua.
- Ten en cuenta la fecha de caducidad de las lentes.
- Desecha las lentes de uso frecuente una vez transcurrido el plazo.
- Cubre las lentes con suficiente cantidad de líquido para que estas no se queden secas y se resquebrajen.
- Consulta al óptico-optometrista si sientes molestias, enrojecimiento, visión borrosa, picor, pérdida repentina de visión, dolor, sensibilidad a la luz o lagrimeo. Suspende temporalmente el uso de las lentes hasta que acudas a la consulta.
- Ponte las lentes antes de maquillarte y quítatelas antes de desmaquillarte.



¡Muy importante!

Nunca duermas con las lentes de contacto puestas si no están indicadas para ello. Si, accidentalmente, te quedas dormido con ellas, utiliza lágrimas artificiales o una solución estéril para humedecer el ojo antes de intentar quitártelas.



Lo que jamás debes hacer...

- Utilizar soluciones de mantenimiento caducadas.
- Dejar los frascos de productos de mantenimiento mal cerrados.
- Reutilizar la solución limpiadora que quede en el estuche portalentes.
- Aclarar el estuche con agua del grifo.
- Mezclar distintos líquidos, a no ser que esté especialmente indicado.
- Limpiar las lentes con saliva o agua del grifo, porque pueden contener impurezas.
- Intercambiar tus lentes de contacto con otra persona.
- Usar las lentes más horas de las indicadas por tu óptico-optometrista.
- Permitir que la punta de los frascos limpiadores toquen la superficie de la lente.



Recuerda:

- Utiliza solución limpiadora nueva cada vez que te quites las lentes de contacto.
- Nunca reutilices el líquido que haya quedado en el estuche. Ten en cuenta que la propiedad desinfectante de estos productos es limitada en el tiempo.