De día, de noche, desechables, a medida… hoy en día existen todo tipo de lentes de contacto que pueden corregir cualquier defecto visual y adaptarse a todos los estilo de vida.

Terapéuticas

¿Sabías que existen lentes de contacto que corrigen el astigmatismo, la vista cansada o presbicia, e incluso lentes fabricadas a medida que solucionan defectos visuales muy complejos?


¿Sabías que los niños pueden llevar lentes de contacto de forma segura desde muy pequeños?


¿Sabías que existen unas lentes de uso nocturno, que las llevas mientras duermes y al día siguiente, al despertarte y quitarte las lentillas, ves perfectamente sin llevar gafas ni lentes de contacto y que ésto es posible mediante una terapia llamada Ortoqueratología avanzada?


¿Sabías que por complicado que parezca tu caso, incluso si has sufrido algún traumatismo en el ojo o una operación láser sin éxito, puede existir una solución para ti?

Las tecnologías de diagnóstico visual y de fabricación de lentes de contacto han evolucionado tanto en los últimos años, que en casos que hasta hace poco no podían solucionarse actualmente disponen de una solución.

Muchas de estas soluciones son posibles mediante el empleo de las llamadas Lentes de Contacto Permeables a los Gases, también conocidas como lentes GP por sus siglas en inglés. Las lentes Permeables a los Gases son la evolución tecnológica de las antiguas lentes “duras” y se fabrican con materiales flexibles que mantienen su forma siempre constante, debido a que tienen una mayor rigidez que las llamadas lentes “blandas”. Al mismo tiempo, estos materiales permiten el paso del oxígeno hacia el ojo a través de la lente de contacto y además no interfieren en el flujo de lágrima que circula por debajo de la lente. El resultado son unas lentes de contacto que proporcionan la mejor visión con el menor riesgo de complicaciones asociadas al uso de lentes blandas como sequedad, alergias (conjuntivitis) o infecciones.